4 técnicas infalibles para superar el miedo escénico

 

Si eres Coach, Formador o Emprendedor seguramente hayas tenido que enfrentarte en alguna ocasión a hablar en público, e independientemente del número de personas que tuvieras delante, probablemente hayas sufrido de miedo escénico.

 

Pero no sólo nos ataca en el momento de la presentación, sino que también lo hace en los dias anteriores a nuestra presentación o exposición.

 

Nuestras creencias limitantes y nuestros miedos nos llevarán a hacernos preguntas como: ¿seré capaz?, ¿estaré a la altura?, ¿me quedaré en blanco? y atormentarnos en los días previos a nuestra exposición.

 

Todos conocemos a personas muy capaces y preparadas que, sin embargo, se ponen nerviosas ante una exposición en público, e incluso en personas muy preparadas o artistas consagrados sucede en alguna ocasión que se quedan paralizados por el dichoso miedo escénico (recuerdo el caso de Joaquín Sabina, un artista consagrado con cientos de conciertos a sus espaldas y que un día comenzó a sufrir pánico escénico y fué incapaz de subirse a un escenario hasta que lo superó).

 

Si lo has pasado en alguna ocasión, seguro que sabes de lo que hablo, yo he pasado por ello y te aseguro que no es nada agradable, la buena noticia es que, como muchas de las habilidades personales, se puede entrenar y controlar casi por completo y te preguntarás porqué digo casi, pues porque creo que un poco de miedo escénico es bueno, pero entendiéndolo como no como el miedo paralizante que no nos deja actuar, sino como esas “mariposas en el estómago” que nos hacen mantenernos alerta y nos empujan a tomar acción.

 

Así que ahora me gustaría compartir contigo 4 herramientas que a mí me han servido para superar mi miedo escénico cuando he tenido que impartir formaciones ante personas desconocidas o realizar alguna presentación en público.

 

4 técnicas infalibles para superar el miedo escénico

 

Utilizar el refuerzo positivo a través de la PNL: Si has oído hablar ya de la PNL coincidirás conmigo en que es un recurso muy valioso y potente para superar muchos de nuestros miedos y limitaciones, si no es así te resumo a grandes rasgos en que consiste. PNL son las siglas de Programación Neuro Lingüística y consiste resumido de manera muy sencilla en programar o condicionar a nuestra mente a través del lengüaje.

 

Coincidirás conmigo en que si me paso el día diciéndome a mí mismo, “no puedo”, “no soy capaz” o frases similares, esto va a crear una emoción negativa hacia esa presentación que nos llevará con toda probabilidad al fracaso, en cambio, si nos repetimos frases como “yo puedo con esto”, “lo voy a hacer genial” o “me voy a comer ese escenario”, la emoción que genera es totalmente diferente, ¿no me crees?, haz la prueba con el siguiente ejercicio, colocate delante de tu espejo y mirándote a los ojos fijamente repítete las frases positivas anteriores varias veces, verás como tu emoción positiva aflora instantáneamente y te sentiras motivado y listo para la acción.

 

La visualización:  Esta es una de mis herramientas favoritas y con la que mejores resultados he obtenido, consiste básicamente en imaginarte a tí mismo en el momento de tu clase, discurso o formación y hacerlo de la manera más detallada posible.

 

Para ello, te propongo el siguiente ejercicio, siéntate en un lugar cómodo, cierra los ojos y comienza a imaginarte que estas en la sala y que estás hablándole a tu público, trata de hacerlo de la manera más detallada posible, visualiza la sala, el sitio en el que expones, la temperatura de la sala, las personas que te están escuchando, repasa ahora mentalmente la presentación que vas a realizar e imagina también las posibles preguntas que puedan realizarte.

 

Esta sencilla técnica me ha dado resultados fabulosos, ya que cuando he comenzado a realizar mi exposición, he tenido la sensación de “haber estado allí antes” y eso ha reducido mi estrés o nervios por la presentación casi a cero.

 

La respiración abdominal: Está científicamente comprobado, una respiración en la parte superior de nuestro tórax, o centrada en los pulmones, causa en nosotros un estado de alerta o ansiedad para prevenirnos o actuar ante cualquier amenaza.

 

En cambio, una respiración en nuestra zona inferior o abdominal, nos relaja y consigue calmar nuestra ansiedad, por tanto, te invito a que antes de entrar en la presentación realices alrededor de 10 inspiraciones profundas y que durante la presentación procures también mantener la respiración en esa zona, de esa manera, tu voz no sonará entrecortada o nerviosa sino más firme y enérgica.

 

La regla de las 3 P’s: Preparación, preparación y preparación, cómo el gran Toni Herrán, uno de mis mentores me dijo una vez y se me quedó grabado a fuego, “una buena improvisación nace de una buena preparación”.

 

Prepara tu presentación a conciencia, sobre todo al principio, pero te diría que no dejes aflorar a tu ego que dirá “esto ya lo tengo controlado, para que me lo voy a preparar”, no hay peor escenario que ver a un ponente o formador que no lleva preparada su presentación o temario, por mucho que lo hayas repetido veces, se acaba notando y si eres sincero contigo mismo, reconocerás que tú también lo notas, no tienes la misma seguridad si te lo has preparado como sino.

 

Y tú, ¿has sufrido también de pánico escénico?, ¿has utilizado ésta u otras técnicas para controlarlo?, ¡nos encantaría que nos lo contaras en los comentarios!

 

Si te ha gustado este post sobre cómo tomar mejores decisiones, por favor comparte este artículo en la red social que más te guste. ¡Gracias!

 

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies